Artistas callejeros se unen a Missing Children en la búsqueda de niños perdidos realizando murales con sus caras en paredes de la Ciudad de Buenos Aires.

Dentro del marco de la campaña #ParedesQueBuscan, iniciada en marzo de este año por la ONG Missing Children Argentina, artistas locales comenzaron a plasmar en las paredes de Buenos Aires los rostros de niños y adolescentes de quienes se desconoce su paradero.

La idea surgió a partir de observar a mucha gente que, frente a los murales, se detienen para fotografiarlos y compartirlos a través de las redes sociales. “Nosotros siempre decimos ‘prestanos tus ojos’. Necesitamos que la gente se detenga a mirar los rostros para poder reconocerlos”, explica Lidia Grichener, presidenta de Missing Children Argentina. Pero la idea la tuvieron el redactor creativo

Tomás Ricaurte y la directora de arte Florencia Ramírez, integrantes de la agencia de DDB que, como parte de su programa de responsabilidad corporativa, gestiona la cuenta de esta ONG. Ellos ven el alcance que tiene el arte callejero en la gente y su importancia en la difusión de los niños buscados. “No es sólo un dibujo: se trata de una forma de comunicación de lo que pasa en la sociedad”, explica Grichener.

Estos primeros murales –seis hasta el momento– forman parte del corredor artístico que se desarrolla en las calles de Villa Crespo y Palermo que atrae tanto a ojos locales como extranjeros que visitan la ciudad.

Uno de los artistas que participa de esta campaña es Chispa, quien retrató a Daiana Garnica, de 17 años, desaparecida desde el 6 de mayo 2017 de la localidad de Alderetes, Tucumán. El rostro, detalladamente pintado con pincel en escala de grises, está sobre una pared exterior de la terminal del 176, punto neurálgico de arte callejero en Villa Crespo. Otro es el grafitero Byga B, quien pintó en la fachada de un taller mecánico en Godoy Cruz al 1800 el rostro de Enzo Baltazar Vallejos, adolescente de 17 años, visto por última vez en Corrientes el 13 de octubre 2017.

También se pintaron los rostros de Tania Ayelén Merlo (quien está desaparecida desde el 28 de marzo de 2010 cuando se tomó un tren desde la casa de su padre hasta la de ella), de Salomé Valenzuela, Rodrigo Ibarra (Cabrera 4700) y Joaquín Sánchez.

El objetivo de esta campaña es concienciar a la sociedad acerca de la cantidad de niños y jóvenes perdidos que hay en Argentina y de la ardua labor que lleva a cabo Missing Children Argentina.

“Missing Children actualmente está buscando entre 100 y 110 niños. Todos los días hay nuevas denuncias, pero también por suerte muchos chicos aparecen”, comenta la presidenta, y continúa: “Somos veinte voluntarios que damos nuestro tiempo y cualquier colaboración nos suma. Estos murales son maravillosos y tienen un impacto eficiente. Son una más de las pequeñas grandes cosas que pueden ser determinantes”.

Arte comprometido con una causa
Etiquetado en:            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.