Fotos: Marcos Riccobene.

En Casi un feliz encuentro, un living se convierte en un ring de boxeo en el que dos hermanas despliegan la imposibilidad de un vínculo. Frontal conversó con el director y una de las protagonistas de la pieza.

Con Alejandro Vizzotti (director), Sonia Novello (como Laura) y Claudia Mac Auliffe (como Tona) a la cabeza, la obra de Griselda Gambaro, Casi un feliz encuentro, ya terminó su segunda temporada en El Kafka Espacio teatral.
Esta pieza escrita en el 2007 y puesta en escena por primera vez el año pasado por este grupo teatral es protagonizada por dos hermanas que se vuelven a ver luego de muchos años para solo mostrar sus mezquindades, rencores y diferencias, sin logar disminuir la distancia entre ambas, a pesar de ya no tener un océano de por medio, con lo que ponen de manifiesto “lo siniestro de la relación de los hermanos en general”, en palabras de Vizzotti. “A mí me parece que en ningún momento hay conexión entre las hermanas y cuando surge lo siniestro, no hay posibilidad de encuentro. Es como que se vampiriza el sentimiento en cierto modo, en el sentido de que una de las hermanas encuentra que su lugar en el mundo es cuidar a los enfermos. Por eso dice: “Viniste a morir acá, conmigo”, explica el director. Y Novello agrega: “Me parece que lo interesante de la obra en relación a las hermanas es que ninguna es inocente, no es que una es buena y la otra mala. Las dos son por momentos buenas, alguna en algún momento es más buena que la otra y viceversa, por decirlo en términos muy extremos”.

De derecha a izquierda: Sonia Novello, Alejandro Vizzotti,, Claudia Mac Auliffe y Marcos Riccobene. *Fotos: Marcos Riccobene.

Ante la pregunta de cómo llegaron a la obra, cuentan que se encontraban en la búsqueda de una pieza que tuviera por lo menos dos personajes femeninos, ya que querían seguir trabajando juntos, y así descubrieron esta obra de la escritora y dramaturga argentina Griselda Gambaro. “Nosotros nos conocemos hace 8 años. Nos juntamos para hacer una primera obra a partir de gente que nos presentó alrededor de un proyecto. Yo con Claudia ya había trabajado antes, con otra gente también, pero nos fuimos decantando y quedamos los mejores”, comenta entre risas Vizzotti. De esta forma, crearon De carencia Virtú, su compañía teatral, con la que ya realizaron cuarto proyectos y están por encarar el quinto este año: “El nombre surgió a partir de una crítica de otra obra nuestra en la que nos habían dicho “Haciendo de la carencia virtud”, y nos pareció que eso era una marca nuestra porque siempre tratábamos de ir al minimalismo, muchas veces no por una cuestión estética sino porque no había otra cosa. Entonces pensamos que nos representaba muy bien y por eso lo tomamos”.

¿Cómo se prepararon para representar a estas hermanas?
Novello: Desde el primer momento, cuando leímos la obra, nos pareció muy interesante el tema hermanas, la rivalidad que históricamente tienen. Es un tema muy rico, muy interesante para explotar. Tanto Claudia como yo tenemos hermanas, entonces era inevitable las referencias históricas, siempre hay anécdotas más allá del texto. A pesar de trabajar sobre este, lo enriquecemos con el mundo que cada una tiene de referencia en ese tema: la hermandad, la rivalidad, la competencia por el amor de los padres, a quién le tocó estar más cerca de ellos… Nos pareció como un tema inagotable, que teníamos mucho mundo en ese tema. Incluso él (por Vizzotti) a pesar de no tener hermanos.

Vizzotti: Hablábamos mucho sobre las relaciones entre los hermanos. Sobre todo de lo que uno habla es a partir de la experiencia personal. De ahí uno se basa para después hacer otra cosa, pero sí, hablábamos mucho de ese tema.

¿Griselda Gambaro les puso algún límite o condición?
Vizzotti: No, para nada, fue muy generosa, nos agradeció que hayamos elegido una obra de ella y nos auguró cuatro años de funciones y que nos iba a ir muy bien. Eso es lo grandioso de alguien que te dice: “Chicos, muchas gracias por haber elegido mi obra”. Uno podría pensar que hubiera sido al revés. Nosotros respetamos el texto tal cual, pero en ningún momento hubo ningún tipo de exigencia ni nada. De hecho, en una de las notas que le hicieron dijo que lo poético está en cualquier cosa, puede estar en el caminar de una hormiga en la calle o en la fuerza que le pone este grupo de teatro para llevar adelante esta obra”.

Esta obra lo que tiene es que, como está muy bien escrita, tiene mucho peso dramático, funciona bien en todos lados, en espacios chicos, en espacios más grandes, más cerca del público, más lejos del público… Cada cosa es distinta, pero la obra siempre funciona, puntualiza Vizzotti

Una vez terminada esta temporada el 27 de mayo próximo, continuarán con la gira que comenzaron en febrero de este año por diferentes ciudades del interior, como Concordia y Suárez, entre otras. “Esta obra lo que tiene es que, como está muy bien escrita, tiene mucho peso dramático, funciona bien en todos lados, en espacios chicos, en espacios más grandes, más cerca del público, más lejos del público… Cada cosa es distinta, pero la obra siempre funciona”, puntualiza Vizzotti, quien además explica que en Casi un feliz encuentro trabajan con los límites de la teatralidad y juegan con el espacio y las convenciones teatrales. De esta manera, adaptan el living donde se lleva a cabo la acción a cada lugar, pero siempre demostrando en la escenografía la distancia entre las hermanas y la idea de ring de boxeo.

Así, en este “desencuentro” que se produce en el reencuentro de Tona y Laura, en esta falta de comunicación y de registro del otro, se puede ver reflejada, como explican sus realizadores, una lucha de poder, dentro de la cual ninguna de las dos afloja. “Por eso el título de la obra, Casi un feliz encuentro. El encuentro no se llega a dar, ya desde el primer momento hay señales de que está todo mal”, dice Novello.

Impecable performance de las actrices, locuaz escenografía a pesar de su austeridad y sencillez, y excelente juego de luces es lo que este pequeño grupo de amantes del teatro ofrecen al público cada vez que suben al escenario a presentar esta obra.

La segunda temporada de Casi un feliz encuentro termina el próximo sábado 27 de mayo a las 19, para continuar con la gira que comenzaron en febrero por ciudades del interior.

Ficha técnica de Casi un feliz encuentro

Autoría: Griselda Gambaro
Actúan: Claudia Mac Auliffe, Sonia Novello
Vestuario: Merlina Molina Castaño
Escenografía: Ariel Vaccaro
Iluminación: Mariano Dobrysz
Musicalización: ZYPCE
Fotografía: Marco Riccobene
Asistencia de dirección: Marco Riccobene
Producción: Marco Riccobene
Dirección: Alejandro Vizzotti
Compañía: De Carencia Virtú

Espectáculos realizados por De carencia virtú:

Casi un feliz encuentro, de Griselda Gambaro
Sketches de Revista, de Harold Pinter

Datos del teatro:

El Kafka Espacio Teatral
Lambaré 866, CABA
4862-5439
http://elkafkaespacioteatral.blogspot.com
Entrada: $ 220 / $ 150 (estudiantes y jubilados)
Sábado a las 19.
Reservas

De hermandad y luchas de poder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.