Las esculturas fluorescentes de Doug Aitken denuncia la nueva adicción

Consciente de los hábitos malsanos de la sociedad de hoy en día, el artista estadounidense Doug Aitken ha logrado capturar la triste esencia del ser humano actual en su nueva exposición.

«Return to the Real» puede visitarse en la London’s Victoria Miro Gallery y consta de dos instalaciones llamadas «All Doors Open» e «Inside Out» que el propio artista dice que son un retrato del presente o de un futuro cercano.

Las esculturas que Aitken usa se iluminan con diferentes colores dependiendo de la música que suene. «All Doors Open», tiene como figura central un personaje femenino que yace agotado sobre una mesa mientras trata de coger su móvil.

Solo ella, el teléfono, una cesta de frutas y una bolsa de compras en el suelo están iluminados por la luz azul de neón, mientras que el resto del escenario permanece oscuro. Aitken explica la escena como una «anticipación de información», donde la protagonista está atrapada en medio de un momento de silencio.

«Inside Out» presenta a una mujer solitaria en el centro y tallada en mármol que, en realidad, es una figura dividida por la mitad con superficies espejadas en su interior.

Las luces y objetos circundantes interactúan con el interior reflectante, creando una experiencia intrigante; en palabras del artista, «Quería que el espacio crudo, estilo almacén, diera una presencia intensa de lo físico».

Y añade, «Estamos viviendo en una nueva era, una de conectividad completa, donde el espacio de la pantalla se ha vuelto aparentemente igual al paisaje físico». Este cambio surrealista en la evolución nos lleva a lugares desconocidos, una nueva frontera, una para la cual no estamos completamente preparados».

Seguramente, muchos preferirían no saber las horas diarias que pasa delante de su teléfono porque son muchas, es demasiado tiempo irrecuperable viviendo una realidad virtual diseñada por y para simular una felicidad que nada tiene que ver con ser feliz de verdad.

Arte y tecnología
Etiquetado en: