Son creados con espejos, piedras preciosas, metales y cristales de colores que le dan un brillo propio al lugar que los alberga. La artista, Suzan Drummen, exhibió sus creaciones en galerías de Hong Kong, Ámsterdam, La Haya, Chicago y Zurich.

Artista multifacética, esta holandesa experimenta con distintas técnicas, como la pintura y la fotografía, y únicamente con darle una mirada al espacio que se le presenta adelante, inventa y lleva a cabo estos mosaicos gigantes que maravillan a sus espectadores.

Con la ayuda de un equipo de entre 6 a 10 personas, Drummen realiza este estilo de calidoscopios 3D que recrean con la luz y el color una experiencia sensorial y visualmente fascinante. Los objetos que componen estos mandalas se despliegan por el piso de manera suelta, y los que se extienden hasta las paredes son sujetos con alfileres.

 

Además, cuando la obra se aprecia desde la distancia, se muestra ordenada y definida, pero a medida que el observador se acerca, altera la percepción visual y sensorial del espacio, llegando a confundir o marear al espectador debido a los abundantes detalles que presenta.

Estos arco iris de piedras se exhibieron en galerías interiores y exteriores de todo el mundo, como las ciudades de Hong Kong, Ámsterdam, La Haya, Chicago y Zurich, entre otros lugares.

Muestra en Ámsterdam, 2011
Muestra en Ámsterdam, 2011
Increíbles mandalas para decorar los pisos de tu casa

Los comentarios están cerrados.