Resumen y análisis del mito de Pegaso - Literatura interesante


Quizás el caballo más famoso de todos los mitos clásicos sea Pegaso, el caballo volador. Pero, ¿quién fue Pegaso y cómo nació? ¿Y cuál es el significado de este mito? Echemos un vistazo más de cerca a la historia de Pegasus y lo que significa, desde el significado del motivo del caballo volador hasta las conexiones con la creatividad poética y la inspiración de Pegasus.

Mito de Pegaso: Resumen

En probablemente la historia de origen más familiar de Pegaso, él es el hijo de un dios y una gorgona: en este cuento, Pegaso era el hijo del dios del mar Poseidón, quien engendró el caballo con el de las gorgonias. En algunas versiones de la historia, cuando Perseo mató a la Gorgona Medusa, Pegaso saltó del cuello de Medusa cuando Perseo le cortó la cabeza.

En otros cuentos, Pegaso se levantó de la tierra, que fue fertilizada por la sangre de Medusa cuando cayó al suelo. Esta asociación terrenal es importante para la leyenda del caballo volador, como veremos a continuación.

Pegaso voló al Monte Olimpo para servir a Zeus: entre otras cosas, trajo rayos del cielo al rey de los dioses para que Zeus los usara contra aquellos que lo enojaban (que solían ser muchas personas).

Pero la historia más famosa sobre Pegaso fue la historia sobre Belerofonte.

Belerofonte fue un héroe bastante desafortunado. Cuando era joven, mató accidentalmente a su hermano; cierto, fue aún más mala suerte para el hermano, cuyo nombre se da como Belero en algunos relatos (haciendo del nombre Belerofonte una especie de apodo, dado a él en honor, o más bien en deshonra, de su fratricidio sin darse cuenta), pero él parece haber maldecido a Belerofonte a una vida de miseria.

Después de este incidente, Belerofonte se exilió con el rey Proetus de Tiryns, pero la esposa del rey trató de seducir al desafortunado joven. Cuando él la rechazó, diciendo que no tenía forma de tener una aventura con la esposa del hombre que lo llevó a su reino, ella lo acusó. a él para intentar seducirla. Proetus creyó a su esposa y quería que Belerofonte fuera ejecutado, pero no quería hacerlo él mismo, por lo que envió al hombre al suegro de Proetus, Iobates, rey de Licia, con una carta para él. pidiendo llevar a cabo la ejecución.

Pero Iobates, habiendo dado la bienvenida a Belerofonte en su país, también dudaba en matar a un hombre que era su anfitrión, por lo que decidió darle un tarea imposible: matar a la Quimera, el monstruo mitad cabra mitad león que escupe fuego (y con cola de serpiente, en muchos cuentos), que estaba asolando regiones enteras del reino de Iobates.

Belerofonte usó a Pegaso como mensajero durante esta campaña. Debido a la capacidad de volar de Pegasus, Belerofonte pudo volar por encima de la quimera y luego descender en picado y matar al monstruo. Victorioso, regresa con Iobates, quien le muestra la carta de Proetus pidiendo la muerte de Bellerophon y la rompe, dándole al joven héroe una de sus hijas como esposa. También se dice a menudo que Belerofonte montó a Pegaso en sus aventuras posteriores, incluida su guerra contra las amazonas.

La historia de Belerofonte tiene un final feliz (por un tiempo) y luego, al final, un final menos feliz. Se vengó de Proetus y su esposa y, por supuesto, se casó con una de las hijas de Iobates. Pero su éxito claramente se le subió a la cabeza: un día intentó escalar el Pegaso hasta el Monte Olimpo para llegar a Zeus, pero tal orgullo estaba fuera de lugar: Zeus lo envió de regreso a la tierra y Belerofonte fue asesinado.

En cuanto a Pegaso, después de la muerte de Belerofonte, regresó al Olimpo para servir nuevamente a Zeus. Un día en el Monte Helicón se llevó a cabo un concurso de canto entre las Nueve Musas y las Pierides (Nueve musas en ciernes que pensaron que podían superar a las más famosas nonet). Poseidón le ordenó a Pegaso que golpeara su casco cuando la montaña se llenó de canciones. Un manantial de agua, llamado Hippocrene ("manantial de caballos"), brotó donde el casco de Pegaso pisó la tierra. John Keats se refiere a él en su poema "Oda a un ruiseñor":

¡Oh, por un borrador antiguo! eso fue
Enfrió una larga edad en las profundidades de la tierra,
Degustación de Flora y el país verde,
¡Danza, canto provenzal y bronceada alegría!
O por un vaso lleno del cálido sur,
Lleno de verdad, el sonrojado Hipocreno,
Con burbujas de cuentas destellando hasta el borde,
y la boca manchada de púrpura;

Pegaso se transformó en una constelación: el destino de muchas figuras en el mito clásico.

Mito de Pegaso: análisis

En la mitología clásica, los caballos a menudo se representan tirando de carros de deidades importantes. Debido a su velocidad y fuerza, los caballos eran los animales ideales para jalar el sol a través del cielo para Phoebus Apollo, aunque historias similares de carros rodean a Mithras en la antigua Roma y Elijah en el Antiguo Testamento. En el Segundo Libro de los Reyes, se dice que Elías fue llevado al cielo en un carro de fuego. Así que Pegasus es, en muchos sentidos, una extensión de esa idea.

Los caballos también fueron extremadamente importantes para los antiguos griegos y, más tarde, para los romanos. Pero, ¿qué podría ser mejor que cabalgar por todo el país? Poder montar a caballo en el cielo y volar, por supuesto. Pegaso representa esta unión entre la tierra y el cielo, los dioses y los hombres, y su ascendencia, nacida de un dios pero brotando de la tierra, en muchas interpretaciones del cuento, respalda este simbolismo.

Pegaso es seguramente el caballo más famoso de la mitología clásica. Los caballos a menudo se asociaban con el inframundo y, por asociación, con las fuerzas primarias oscuras (incluidas las energías bestiales que residen en los humanos). Pegasus une este simbolismo con connotaciones divinas y celestiales de vuelo y cielos. Pegasus representa la capacidad del hombre para elevarse por encima de sus orígenes básicos y lograr un vuelo creativo e imaginativo.

De hecho, el caballo alado se usa a menudo como símbolo de inspiración poética, quizás debido a la historia del Monte Helicón y las Musas. Curiosamente, el nombre Pegasus está cerca de la palabra indicar, que significa "primavera", y se suele decir que Pegaso nació en fuentes oceánicas; aquí "océano" significa el Mediterráneo, por lo que "fuentes oceánicas" significa el extremo oeste del Mediterráneo, al otro lado de Grecia. Pegasus asocia simbólicamente el agua con el aire: los manantiales y las alas sugieren creatividad y elevación.

Crédito de la foto: Kai Stachowiak.

Relacionado



También puedes leer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Este sitio utiliza cookies de Google para prestar sus servicios y para analizar su tráfico. Tu dirección IP y user-agent se comparten con Google, junto con las métricas de rendimiento y de seguridad, para garantizar la calidad del servicio, generar estadísticas de uso y detectar y solucionar abusos.