Existen muchos prejuicios sobre estos dispositivos electrónicos, sin embargo, en los últimos años, muchos comenzaron a verlos con otros ojos.

El arte es una forma de expresarse, de comunicarse, de transmitir emociones. A lo largo de la historia, así como en la actualidad, los artistas plasman en sus obras algún mensaje que desean transmitir. En algunas ocasiones, ese mensaje lleva aparejado una denuncia social, por ejemplo; en otras, su apoyo a alguna causa vigente. Pero también muchas veces el producto artístico tiene como función principal entretener. Siguiendo esta línea, ¿se podría afirmar que los videojuegos sean parte de una de las tantas caras del arte?

Derechos de la imagen a quien corresponda.

Comencemos esta reflexión preguntándonos lo siguiente: ¿quién no jugó alguna vez a un videojuego? Seguramente no es equivocado decir que prácticamente todos. Pero ¿qué son los videojuegos? Los adultos, cuando escuchan esa palabra, suelen pensar automáticamente en algo malo, que absorbe a la persona y lo aleja de lo “importante” o impide que haga lo que consideran que deberían hacer. No obstante, básicamente, “un videojuego o juego de video es un juego electrónico en el que una o más personas interactúan, por medio de un controlador, con un dispositivo dotado de imágenes de video. Este dispositivo electrónico puede ser una computadora, una máquina arcade, una videoconsola, un dispositivo portátil, etc., los cuales son conocidos como ‘plataformas’”1.

Derechos de la imagen a quien corresponda.

¿Pero son realmente los videojuegos demonios que arrastran a las personas que los utilizan, especialmente adolescentes, hacia el mal? Existen gran variedad de estos dispositivos y, como en todo, hay mejores y peores, y utilizarlos en exceso no es positivo. Pero lo que nos parece importante destacar es el valor que muchos de ellos fueron adquiriendo a lo largo del tiempo.

Derechos de la imagen a quien corresponda.

En un comienzo, eran muy básicos. Nada comparado con los que existen hoy, los cuales, como todo lo relacionado con la tecnología, están impelidos a innovar, mejorar y, a su vez, desafiar a sus usuarios cada vez más. Estos fueron evolucionando de forma extraordinaria hasta llegar a ser las grandes producciones que se presentan en la actualidad, que sumergen a sus usuarios en increíbles mundos llenos de aventuras, fantasía, desafíos y muchas otras experiencias. Se suma esto al hecho de que les permiten interactuar y socializar con otros jugadores, enriqueciendo en gran medida el juego. Así, un muchacho puede estar atravesando un desierto y sorteando una serie de dificultades junto a otro personaje que es manejado por otra persona que vive a kilómetros de distancia y con quien puede ir chateando y poniéndose de acuerdo para seguir avanzando en los diferentes niveles.

Derechos de la imagen a quien corresponda.

De esta forma, podemos observar que, a pesar de todas las críticas que recibe, solamente detrás de un videojuego existen cientos de personas que trabajan en él: artistas del diseño, del dibujo, de la ilustración, de la programación y de la narrativa, por ejemplo. Sí es cierto que no todos pueden incluirse dentro de esta categoría, pero no por eso hay que condenar a todo el repertorio de estos productos hechos con tecnologías que llegaron para quedarse.

Por otra parte, es imposible negar la existencia de videojuegos que narran una historia alucinante que atrapan a quien se interna en su mundo. Se podría decir que prácticamente son novelas narradas con imágenes en las que el jugador es el que elige el camino que seguirá el personaje que encarna, al estilo de la colección Elige tu propia aventura, tan famosa en Argentina a lo largo de las décadas del 80 y 90. Ya en esta serie de libros, llamado también “librojuegos”, se proponía un lector activo, quien debía involucrarse en los hechos y decidir qué camino debía seguir el protagonista, a partir del cual se determinaba el transcurso de la historia y su final. De manera similar, en muchas de las plataformas de las que hablamos el protagonista es el usuario que encarna un personaje determinado y va atravesando diferentes aventuras, tomando decisiones, superando pruebas y gran cantidad de experiencias que, en definitiva, enseñan. Enseñan a resolver conflictos, a superar caídas cuando se cometen errores, a trabajar en equipo y de forma individual cuando se lo requiere y muchísimas cosas más.

Por todo esto, muchos son los que pregonan que son una nueva rama del arte. Un arte muy diferente al existente hasta ahora y que alberga en su interior otros tipos de arte, como la narrativa (en las extraordinarias historias que cuentan y los mundos que presentan con gran cantidad de personajes) y la ilustración (muy detalladas y creadas con altísima calidad tecnológica para mostrar imágenes cada vez más reales), por solo nombrar dos de ellos.

A lo largo de la historia vimos cómo fueron surgiendo diferentes obras que en un principio resultaron polémicas pero que luego fueron incorporadas al repertorio artístico. Las vanguardias del siglo XX, por ejemplo, utilizaron objetos impensados presentándolos como arte, con la finalidad de transgredir, conmover, y dar un mensaje determinado. ¿Por qué se dio esto? Porque la sociedad evoluciona y el arte, entre otras cosas, es una de las formas de plasmar esa evolución, de expresar lo que está pasando en el mundo. Por eso, quizá ya no es tan descabellado pensar que los videojuegos sean una nueva rama del arte.

1. Educalingo: https://educalingo.com/es/dic-es/videojuego

¿Son los videojuegos una nueva forma de arte?
Etiquetado en: