Para una gran parte de la sociedad argentina, pensar en los años 70 en el país es pensar en el horror, la censura, el miedo. También en la militancia, el compromiso, la lucha por ideales. ¿Y el amor? ¿Las relaciones de pareja? ¿Los sueños de familia? Un ojo de la cara, de Laura Mosquera, con dirección de Sandro Mlynkiewicz, recupera ese aspecto de aquellos tiempos oscuros, en particular en la historia de los y las sobrevivientes.

La obra gira entre el pasado y el presente de una mujer (Laura Mosquera, Natalia Pascale) y un varón (Rubén Cohen, Mariano Madrazo) que conviven desde hace décadas conectándose a través de espejos, sin mirarse a los ojos y cargan con una historia de militancia, que les dejó heridas.

Desde el diseño de iluminación, las excelentes actuaciones y en particular el sonido en interacción con imágenes proyectadas que ponen la piel de gallina, la obra reflexiona de una manera original sobre el alto precio (y las siempre presentes consecuencias, miserias y heridas) que pagó una generación por creer y luchar por una sociedad distinta.

Sábados a las 20, hasta el 27 de abril, en Paraje Artesón, Almagro. 
Entrada: $250 | Reservas: 11 3288 1008

Elenco: Laura Mosquera, Rubén Cohen, Natalia Pascale, Mariano Madrazo
Dramaturgia: Laura Mosquera
Diseño de escenografía: Sandro Mlynkiewicz
Diseño de iluminación: Víctor Olivera
Diseño y realización de sonidos y videos: Pablo Madrazo
Diseño de vestuario: Ricardo Saúl Acosta
Peluca: José Daniel Menossi
Diseño gráfico, fotografía y tráiler: Gabriel Vich
Diseño y realización de espejos: Gabriel Donzino
Dirección y puesta en escena: Sandro Mlynkiewicz
Prensa: Kass Press
Fotografía: Agustín Piluso

Tras el horror, seguir viviendo
Etiquetado en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.