Como una caja («theke» en griego)  donde (res) guardar, no para abandonar sino para volver a eso que guardamos una y otra vez, el proyecto Cuarentenoteca busca preservar el patrimonio artístico realizado durante la pandemia 2020/2021 en Argentina.

La convocatoria se lanzó a pocos días de cumplirse un año del inicio de la cuarentena. Desde el 27 de marzo, se pueden enviar materiales para formar parte de esta plataforma web colaborativa que también es un intento por visibilizar las producciones del sector cultural independiente, uno de los que más sintieron el contexto pandémico, lo que llevó, como en tantos otros ámbitos, a repensar las formas de trabajar, producir y, para el público, de consumir.

Pero además el arte fue un gran eslabón en el entramado social atravesado por esta «nueva normalidad». “Nos parece muy importante reconocer el enorme aporte de la cultura independiente para sostener anímicamente a les ciudadanes de nuestro país durante la cuarentena”, aseguran los y las gestoras de la propuesta.

Se pueden presentar obras (hay que subirlas a cuarentenoteca.com.ar) de distintas disciplinas (música, artes escénicas, danza, audiovisual, letras, formación -contenido académico- y visuales), que tras un trabajo de curaduría, serán seleccionadas para formar parte de la bitácora. Desde la organización, piden chequear que el material sea público, si está subido a YouTube. Lo mismo si es una cuenta de Facebook o Instagram, que no sea privada o requiera solicitud de amistad.

Cuarentenoteca, una propuesta que de alguna manera también ordenará el enorme caudal de producciones, es impulsado por Clic, Pigmalión y Relájate Fidel.

Instagram

Una caja digital de memoria cultural
Etiquetado en: